3/7/11

(B)ersos (III)

Abrazo de los amantes, Egon Schiele
AMOR
Mi alma era un vestido azul celeste
que dejé en un acantilado, en alta mar,
y me acerqué a ti, desnuda, como una mujer.
Y como mujer me senté a tu mesa,
bebí un vaso de vino y aspiré aroma de rosas.
Tú encontraste en mí tus sueños de belleza.
Todo lo olvidé, mi niñez y mi patria,
únicamente sabía que tus caricias me apresaban.
Y tú, sonriente, cogiste un espejo y me dijiste: Mírate.
En mis hombros vi polvo, y en polvo se deshacían,
mi belleza sólo esto deseaba: desaparecer.
¡Abrázame tan fuerte que nada necesite!

No hay comentarios: