3/3/11

El verbo

En el principio fue el sustantivo. No había verbos. Nadie decía “voy a la casa”. Decía simplemente “casa” y la casa venía a él. Nadie decía “te amo”. Decía simplemente “amor” y uno simplemente amaba. En el principio era mejor.
Isidoro Blastein, Por favor, sea breve, Páginas de espuma

3 comentarios:

araceli iglesias dijo...

Felicidades por el blog!

Me parece mu interesante tu blog! Yo estoy empezando a moverme por la red y me gusta mucho el estilo que tiene el tuyo. Felicidades!!!

aRi

Ana dijo...

Gracias Araceli.
Muy amable y bienvenida!

Emig dijo...

Hola Ana!

Tomo nota de este post. Sencillamente me encanta. Descubro un modo de impersonalidad hermoso...

Saludos!