8/1/10

Cinco años después… Porque Sueño (II)


Le cojo gusto a leer. Me meto dentro de cualquier libro que cae en mis manos y sólo me retiro de él cuando cae el telón. Un libro es un mundo, un mundo concebido, un mundo con un principio y un fin. Cada página de un libro es una ciudad. Cada línea es una calle. Cada palabra es una morada. En la casa cuya forma es “camello”, hay un camello. Dentro de la cabaña “oca”, una oca me espera. […] No intento recordar las cosas que ocurren en un libro. Esta mañana, al salir de mi libro, sentía una deliciosa sensación de embriaguez y espacio, una gran impaciencia, un magnífico deseo. Lo único que le pido a un libro es que me inspire energía y valor, que me diga que hay más vida de la que puedo abarcar, que me recuerde la urgencia de actuar. Si casi todas las palabras de esta noche han pasado por mis ojos como el agua del mar por los costados de un navío, las pocas palabras que he retenido han grabado en mi espíritu una marca indeleble.

Un regalo inesperado. No sabía que se había traducido L’avalée des avalés (El valle de los avasallados de Réjean Ducharme), el libro amuleto del protagonista de la película Léolo, Léolo Lozone. Estoy nerviosa por comenzarlo y todo… ¿Qué cosas no?

Gracias a Ediciones Doctor Domaverso y a su traductor, Miguel Rei, por la iniciativa.

11 comentarios:

francisco dijo...

Precioso el extracto que has elegido, Ana. Yo también he estado fervorosamente apegado a esta lectura de "El valle de los avasallados", qué manera tan fina la metáfora que utiliza para matar a la madre, Gato Muerto,... bravos y emocionantes los discursos de Berenice, con esa lógica, con esa fuera de lógica...

Ana dijo...

Hola Francisco,
pués yo me he llevado una gran decepción con la edición. Nunca en mi vida me encontré tantas faltas de ortografía en un libro (deformación profesional?), que me dificultaban la lectura y me hacían que la historia se me despistara.
No sé mucho de traducción y no dudo que esta fuera complicada, dadas las características oníricas y surrealistas, a menudo, del texto, pero había aspectos que me patinaban.
Siento que se haya tenido tan poco cuidado en el texto, cosa que creo que me ha impedido una lectura apropiada.
Me alegro de que tú disfrutaras, y estoy de acuerdo en las "finas metáforas" desde luego.

francisco dijo...

Pues yo no encontré erratas en mi edición de 2010 y disfruté como un enano, lo confieso. He vuelto a leerlo por segunda vez y, ojo, considero que es un pedazo de obra.
La estructura en principio algo incoherente, como capítulos que se van amontonando, suscesos que se van presentando y que se repiten finalmente como en un espejo de dos caras, la segunda más deforme, distorsionada, como la de la rata almizclera que estando en la trampa ha de sesgar su pata para no renunciar a su horizonte.

Por cierto la portada en mi edición cambia.

Anónimo dijo...

Hola Ana, he visto la película y tengo muchas ganas de leer el libro, pero sucede que por aquí (provincia de Catamarca, Argentina) es inconseguible, e incluso la alternativa del envío desde España se hace no sólo muy cara (aquí con nuestros pesos que valen 0,20 euros) sino muy difícil. Es por eso que te quería pedir, o a otro lector del blog que además mencionan una edición mejor, si alguno pudiera digitalizar el libro y compartirlo por internet, estaría muy agradecido.
Saludos de Javier.

Ana dijo...

Hola Javier,

envíame tu correo electrónico a la dirección de contacto que tienes en la barra lateral y te comento tu propuesta.

Salud!

miguel dijo...

Hola a todos, mi nombre es Miguel Rei y soy el traductor de Réjean Ducharme.
Tengo cuarenta y ocho años y para poder emplear el tiempo necesario en traducir El valle de los avasallados, solicité en mi antiguo empleo reducción de jornada.
Al año me despidieron con la mitad de una mísera indemnización y al tener jornada reducida la prestación por desempleo no alcanza los 500 euros.
Y ahora resulta que Javier quiere que cuelguen mi trabajo en la red. ¿Tiene alguien alguna propuesta para mí?
Os puedo asegurar que no sólo corren lágrimas en la Argentina. Tampoco creo que unas estampillas de correos sean el precio que merece el esfuerzo y los sacrificios por un trabajo realizado.

miguel dijo...

Javier,
El gasto de correos con Casa del Libro son 120 pesos, si quieres te puedo mirar el gasto exacto del envío certificado por cualquier oficina postal.
Un saludo, Miguel Rei

Ana dijo...

Muchas gracias, Miguel por tu aportación, creo que es bastante clara y razonada. La importancia de los traductores es indiscutible en el panorama literario actual y demasiadas veces parece un trabajo invisible.
Suerte!

Anónimo dijo...

Aquí Javier de vuelta. Miguel, en primer lugar te agradezco enormemente por el trabajo realizado. En segundo lugar, mi pedido parte de una imposibilidad, no se debe a una cuestión de "competencia de pobreza", sé que andan bastante mal muchos españoles hoy por hoy, y todos tenemos una historia que contar. En tercer lugar, discrepo contigo respecto a la cuestión de la publicación en internet de diversas obras culturales (libros, películas, música...), un tema que sinceramente sería muy largo de discutir para plantear todas sus aristas, el tema de entre quienes se reparten los beneficios, el tema de dónde esta la satisfacción de un artista, difusión vs. ganancia, etc. (y cuelas por ahí eso de que quién tiene una propuesta para tí... los culpables son otros, Miguel, Otros que de hecho siguen llenando sus bolsillos). Por último, me he fijado lo de los precios, envío+libro es el doble de lo señalado, y como he escrito, para mí es imposible actualmente "darme el gusto" con un gasto que me resultaría enorme. Es simplemente eso lo que he planteado.
Les deseo buena suerte y les mando un saludo a ambos, Miguel y Ana!

miguel dijo...

No hace falta que repasemos la Ley de Propiedad Intelectual, ni que hablemos de quienes son los gordos que se reparten el "bacalao", entre los que no estamos ni tú ni yo, ni tampoco Ana, ni Ediciones Doctor Domaverso, te lo puedo asegurar.
¿Podíamos hablar de los proyectos e ilusiones que se van al carajo?
tampoco hace falta. Que los creative commons son voluntad de los autores y les honra, no me cabe la menor duda, pero es su voluntad, no la Ducharme ni la mía,por el momento.
Y si no deseas pagar unos gastos de envío y tienes en Argentina acceso a la obra en francés, a por ella, leéla, y si quieres te recomiendo traducirla como una experiencia es total: inmersión en un océano de palabras. Y luego si quieres sigue y publicala, lánzate a ello y a ver si entonces tienes una ligera idea de quienes se reparten el bacalao.
¿"Competencia de Pobreza"? No.
¿"Imposibilidad"? Eso se lo dejamos a ciertas almas.

Anónimo dijo...

Te felicito. Y es verdad, acá tengo acceso y voy a estudiar francés ahora, pero antes estoy aprendiendo inglés, chino, portugués y alemán. Pero para diciembre seguro que termino con todo. Es cierto. La imposibilidad es un concepto relativo, y muchas veces se plantean "los marcos de lo posible" para no afectar los intereses creados y el statu quo. En otro contexto, no se lo puedo dejar a ciertas supuestas entidades que en verdad no existen, y en uno último, me atrevo a plantear: cuando sea chico quiero ser astronauta.