29/9/06

Términos de corrección

La semana pasada me estrené en un trabajo nuevo, hice la primera corrección de un libro para una editorial. Sabía que los correctores usaban marcas en el texto más o menos regladas para su trabajo, pero no las conocía todas. Fue buscando dichos signos cuando me encontré con un pequeño glosario tipográfico. Aquí tenéis unas curiosas definiciones:

    ·Bigote: Filete con forma de huso, es decir, más grueso en el centro que en los extremos, hacia los que se va adelgazando a medida que se acerca. También llamado filete inglés.
    ·Bustrofedón: Forma de escribir en la que una línea corre en una dirección y la siguiente continúa en la contraria. Aunque ya no se utiliza, fue muy común en ciertas culturas antiguas del Oriente próximo.
    ·Calle: Coincidencia antiestética de espacios entre palabras de varias líneas de un mismo párrafo, formando lo que también se denomina río.
    ·Casado: Tipo de disposición de las páginas de un pliego para que, una vez plegado, queden todas en su orden correcto.
    ·Chivalete: Mueble de madera o metálico que se empleaba para guardar cajas tipográficas y como banco de trabajo para la composición manual.
    ·Delantera: Parte derecha de un impreso o libro. Un libro se abre por su delantera.
    ·Huérfana: Palabra o línea al final de un párrafo que ha sido desplazada a la columna siguiente.
    ·Imposición: Proceso tipográfico por el que se colocan en la forma las páginas correctamente, siguiendo un casado determinado.
    ·Intonso: Libro que se encuaderna sin cortar las barbas ni los dobleces de los pliegos.
    ·Ladronas: Líneas con sólo tres letras.
    ·Mano: Calibre o grosor del papel.
    ·Mochuelo: Omisión de una palabra, parte de una frase o frase completa.
    ·Pastel: Mezcla de caracteres de distinto tipo en una misma palabra.
    ·Topo: Boliche.
    ·Viuda: Palabra aislada en la última línea de un párrafo.


Como veis hay huérfanas, viudas y ladronas; aunque también casados, mochuelos, bigotes e intonsos, sin olvidarnos de las delanteras (no me quiero imaginar la causa que originó las denominaciones). La muestra completa la podéis ver en la web de Corrector de Textos.

16/9/06

Vita Libris

Un hombre ha de leer de todo, un poco o lo que pueda, no se le ha de exigir más, vista la brevedad de la vida y la prolijidad del mundo. Comenzará por aquellos títulos que nadie no tendría que perderse, los libros de estudio, así llamados vulgarmente, como si no lo fueran todos, formarán un catálogo variable según la fuente de conocimiento de la que vamos a beber y según la autoridad que vigile el caudal, [...] Después vendrán las inclinaciones de juventud, los autores de cabecera, las pasiones temporales, los Werther para los suicidios o para huir, las graves lecturas de madurez, una vez llegados a un momento determinado de la vida todos más o menos leemos las mismas cosas, aunque el primer punto de partida no acabe nunca de perder su influencia, con aquella importantísima y general ventaja que tienen los vivos, vivos de momento, de poder leer lo que los otros, por haber muerto andes de hora, no llegaron a conocer.
José Saramago, El año de la muerte de Ricardo Reis.

7/9/06

Estación Central de Estambul

escritoresanonimos.JPG


Escondidos entre las sombras del parque más turístico de Estambul, estos hombres se ganan la vida rodeados de contrastes: personas, culturas, religiones... Nosotros los miramos mientras siguen ajenos a todo, menos a las prestadas palabras que transcriben.

Presenciar este escenario me trasladó a otro, esta vez cinematográfico, el de la película Estación Central de Brasil, donde una maestra de escuela retirada se ganaba la vida escribiendo las cartas que los analfabetos no podían elaborar ellos solos.