10/12/04

Te Lo Dedico

DEDICAR (Del lat. dedicāre). 2. tr. Dirigir a alguien, como obsequio, un objeto cualquiera, y principalmente una obra literaria o artística.



Hace unos días me regalaron un libro, un regalo espontáneo, un libro hablado, un libro conversado como primero lo fue la película impactante que Michael Haneke adaptó al cine, su autora es la nueva Novel de Literatura, Elfriede Jelinek, el libro La Pianista.

Siempre he pensado que regalar libros sin dedicar es medio regalo, un acto a mitad hacer. Puedo recordar de memoria los libros dedicados de mi estantería, no podría sin embargo recordar los libros regalados no dedicados, lo siento por mis “regaladores” pero es así. A quienes me regalan libros sin dedicar suelo advertirles de que me deben algo: por favor ofrezcan al recuerdo, pocas veces al olvido, unas pocas palabras. Las contestaciones varían: “Luego lo pienso”, “Es que soy muy mala”, “No estoy inspirada”… También ocurre que el calor, las prisas o la timidez te impidan dedicar el último libro que regalaste (no se preocupe, un día en un descuido suyo aparecerá en el mismo lugar dónde lo dejó, pero con una pizca de tinta más, espero que su mesa pueda soportar el peso).

Me emociono de pensar la dedicatoria de estos días, soy capaz de repetirla de memoria desde la primera lectura, ahora llevo cientos, y a la vez, amargamente me hace pensar en un recuerdo, tampoco podré olvidar el libro del que arranqué una bellísima, e inocente a la vez, dedicatoria para que nadie pudiera leerla. El libro quedó para siempre mutilado, Paradiso de José Lezama Lima, ahora sé seguro que no volvería a hacerlo.

Las dedicatorias, sean del cariz que sean, simples, complejas, con maldad, con amor, me gusta pensar que son palabras verdaderas, cada uno sabe por dónde entran, es la historia común de al menos dos personas, pero salir salen todas del corazón, por ello, te lo dedico.

No hay comentarios: