30/7/04

Ex-libris

Las vidas son como poemas, podrían ser un romance, me gustaría que a veces fuesen sonatas a media noche, aunque algunas no son ni un soneto, pero lo bueno de las vidas poemas es sentirlas, recitadas, cantadas o leídas. Este verano me ha dado por el terruño, poesía en catalán de escritores valencianos, dicen que para universalizar una cultura lo mejor es darla a conocer, universalizar lo particular y aquí tenéis una migaja.

El título Exlibris, según el Diccionario de Bibliología de José Martínez de Sousa, dicho término era la indicación, en el colofón de un códice, en la que se hacía constar quien era el dueño de la copia, su autor y seguramente dueño de la primera copia, Manel García Grau, el libro Anatema (Premio de poesía Ausiàs March 2000, Editorial Bromera).

[Primero podéis leer el poema original, a continuación tenéis una bienintencionada traducción, aunque en poesía nunca perfecta]
EX – LIBRIS

Un llibre és una destral
una causa oberta un fuet d’espígol
una foguera un anatema un rastell una rauxa
un ullal de finestres capgirant l’ordre establert pels cínics
aquell cop de ràbia o de conciencia
amb que algú que vol un poc més digna la vida
sanglota damunt la taula en posar-s’hi cada dia o cada nit
a escoltar o a proclamar la fulgència del sol o de la mort.

Un llibre és un infern
un rostre d’home un rastre dels sentits
un paradís perdut una rosa dels vents
un llampec al bell mig de la tempesta dels cors i dels ultratges
un escandall de corals i carboncles ben estranys i nemorosos
un farcell d’estralls o de diamants o d’heretgies
enmig de la més profunda i irreductible de les devastacions.

Un llibre és un raig
un doll de cadenes i cendres un estigma una gangrena
un senyal de foc esculpit entre la carn i el terror dels mots
aquell glop de verí o de mixtura que algú,
indòmit o ingenu, es pren durant hores receloses
per fer de la paraula el ceptre més sagrat damunt de la terra.


EX-LIBRIS

Un libro es un hacha
una causa abierta un látigo de espliegol
una hoguera un anatema un rastrillo un arrebato
una ojeada de ventanas equivocando el orden establecido por los cínicos
aquel golpe de rabia o de consciencia
con el que alguien que quiera un poco más digna la vida
solloza encima de la mesa al ponerse cada día o cada noche
a escuchar o a proclamar la fulgencia del sol o de la muerte.

Un libro es un infierno
un rostro de hombre un rastro de los sentidos
un paraíso perdido una rosa de los vientos
un relámpago justo en medio de la tempestad de los corazones y los ultrages
un escándalo de corales y rubíes bien extraños y nemorosos
un hatillo de estragos o de diamantes o de heregías
en medio de la más profunda e irreductible de las devastaciones.

Un libro es un rayo
un raudal de cadenas y cenizas un estigma una gangrena
una señal de fuego esculpido entre la carne y el terror de las palabras
aquell trago de veneno o de mixtura que alguien,
indómito o ingenuo, toma durante horas recelosas
para hacer de la palabra el cetro más sagrado encima de la tierra.

26/7/04

¿La Dulce Espera?

Como de costumbre, encendió su ordenador y se sirvió un café. Detestaba la tiránica decisión de su PC, o de los ingenieros de sistemas o de la realidad, de hacerle esperar sin dejarle derecho al pataleo.
Cuando escuchó el arpegio de apertura del programa se acercó, movió el cursor sobre el icono que mostraba el pequeño teléfono amarillo y pulsó dos veces el botón izquierdo del mouse. Luego volvió a la cocina, esta vez con la excusa de espiar en la nevera para confirmar que allí no había nada tentador, aunque en realidad lo hizo para evitar que su máquina le viera ansioso e impotente esperando la apertura de su conexión con Internet.
Roberto tenía con su ordenador ese vínculo odioso que compartimos los cibernautas. Como todos, él sobrevivía con más o menos dificultad –según los días- a esa relación ambivalente que se tiene con aquellos que amamos cuando nos damos cuenta de que dependemos de sus deseos, de su buena voluntad o de alguno de sus caprichos.
Pero hoy el PC estaba en uno de sus días buenos. Había cargado los programas de distribución con velocidad y sin ruidos extraños y, lo más agradable, ninguna advertencia rutinaria había aparecido en la pantalla.


Así empieza Amarse con los ojos abiertos, un libro de Jorge Bucay en donde la tecnología y su “magia” sirven para enlazar algunos misterios sobre las relaciones de pareja, narrada por dos especialistas en el tratamiento de éstas. Estos párrafos, iniciales del texto, me llamaron poderosamente la atención, al preguntarme cuántos de nosotros tenemos esa idéntica costumbre de Roberto cuando pulsamos el botón que da marcha a nuestro aparatito de trabajo, placer, risas y tristezas. Seguramente si no seguimos el mismo ritual de enchufar PC- cocina – nevera/café – vuelta al PC, seguro sí sentimos muchos ese vínculo odioso que crea cierto desazón ante lo que parece una lenta espera, que si la pensamos, dura unos escasos minutos, pero que a veces incluso nos desespera.

23/7/04

Breves

He aquí un par de breves curiosos. Nada, cosillas fresquillas ya que es verano, no sea que se nos caliente el cerebelo.

· Desde Mails per a Hipàtia: Hay gente que tiene una gracia enorme y natural. Mirar aquí como podría haber funcionado Google en los años 60.

· Desde Phil Bradley's Blog: Montones de letras de canciones sobre bibliotecas, bibliotecarios/as y libros: Blisspix.net - Library - Songs.

[Publicado por David]

20/7/04

Lectura

Hace algo más de un año se reeditó un libro de Félix de Azúa que originalmente fue editado en 1999. Esta nueva edición del Diccionario de las Artes, pone al día la bibliografía, introduce correcciones y enmiendas, y se añade un prólogo programático del autor. Verdaderamente es un libro muy interesante, ameno en su lectura y con mucho sentido del humor. Como bien dice Azúa, el formato de diccionario permite al lector una anarquía en la lectura. Y justo ahí me voy a parar, en su definición de 'lectura':

[...]
Cuando en 1846 Rawlinson consiguió leer las tablas con inscripciones cuneiformes que los exploradores ingleses habían robado de la antigua Persia, sonó en el interior de su alma la voz colosal de los pastores y de los reyes, repitiendo incansablemente sus leyes para un desierto poblado por el cadáver de tres civilizaciones. La voz había enmudecido durante milenios, o sólo había resonado entre los muertos. Pero en el alma de Rawlinson no resonó ninguna voz del pasado histórico, sino una voz del presente que revivificó a los antiguos tiranos persas, así como los actores revivifican en la sucesión del tiempo a miles de Hamlet, de Edipo, de Fausto siempre distintos y el mismo.

[...]
El dilema entre la vista y el oído, muy presente en la lectura, es imprescindible para la cultura occidental. La herencia griega es visual; la herencia hebrea es auditiva. Para los griegos la vista era el sentido supremo; para los hebreos lo era el oído.

[...]
(La lectura en voz alta) fue la práctica habitual hasta la invención de la lectura personal o lectura silenciosa, invención atribuida por Agustín de Hipona a San Ambrosio de Milán... Sólo con el advenimiento de las sociedades democráticas se generalizó la lectura muda, privada, la lectura de propietario, como si dijéramos. Los ciegos corrieron entonces el peligro que antes habían corrido los sordos, y durante un tiempo fueron los ciegos los individuos más desdichados del planeta.

[...]
Pronto, sin embargo, se inventó la lectura en caracteres Braille y ya no hubo ni ciegos ni sordos que pudieran escapar a la lectura. Desde entonces los ciegos han hecho una asombrosa carrera de capitalistas. La sociedad, admirada, ha dejado de llamarles "ciegos" y ahora les llama "invidentes", que es un grado superior de la carencia y una jerarquía de la voluntad, como si fueran ellos mismos quienes se niegan a mirar.


Esta definición de 'lectura' de Félix de Azúa es mucho más extensa y mucho más rica, pero no voy a agobiaros... que bastante calor hace ya.
[Publicado por David]

13/7/04

Iconos Culturales en Internet

Esta semana soy alumna de un curso programado por la sede de la UIMP (Universidad Internacional Menéndez Pelayo) en Valencia llamado Arte y cultura para nuevos públicos en la era digital, entre las ponencias que se nos han ofrecido me ha parecido interesante la explicación de un estudio sobre la presencia de iconos culturales españoles en Internet realizado e impulsado entre otras entidades por el Instituto Cervantes y a cargo de Luis Cueto y Chimo Soler, estudio que no deja de ser curioso y que a pesar de la inconsistencia con que pueden moverse los datos que se nos muestran en ocasiones y que todo estudio que se realiza sobre Internet cuando acaba empieza a convertirse en un estudio histórico, no deja de plantearnos que el diseño de contenidos culturales en España dista bastante de lo que sería deseable.
Los objetivos del proyecto son medir y valorar la presencia de iconos culturales en la red tanto desde el punto de vista cuantitativo (cuántas referencias), comparando los datos desde el punto de vista cualitativo, teniendo como parámetros de cualidad estos cinco aspectos, medidos en una escala de valores del 1 al 10: internacionalización, nivel de dispersión geográfica de los contenidos asociados a cada icono (valor 10); asociación a la imagen de España, es curioso que en Internet Picasso se haya más asociado a Francia que a España (valor 10); reconocimiento, relacionado con el éxito profesional (premios, homenajes, exposiciones...) (valor 5); asociación a entornos educativos (valor 7) y actualización de las páginas web, algunas no se han actualizado desde hace tres años, en un período que engloba desde 1996 al 2003 (valor 3).

Otras consideraciones a tener en cuenta es que el estudio ha sido realizado en septiempre de 2003, y se han analizado páginas en inglés y español con un límite de enlaces web por buscador de 700 páginas.

De este estudio se han ofrecido algunas conclusiones que incitan a plantearnos varias cuestiones:

    · Los iconos culturales hispanoamericanos más presentes en Internet ocupan el ámbito de las Artes Plásticas preferentemente, ocupan los primeros lugares y son más numerosos, frente a las otras tres categorías culturales en que se basa el estudio, Cine, Música y Letras.

    · Internet es de lo audiovisual, el Cine y la Música multiplican las referencias y enlaces de contenidos culturales respecto a las Artes y las Letras.

    · Desde el punto de vista cuantitativo el ícono cultural más importante del mundo hispano es, Ricky Martin, en el puesto número 80 se encuentra Cervantes. En los resultados globales de análisis cuantitativo y cualitativo esto varía considerablemente, entre otras cosas porque de momento, Ricky Martin no tiene auge en el sistema educativo.

    · España ha dejado en manos de los demás patrimonio cultural propio, esto ha supuesto datos como que Dalí tenga aproximadamente unos 6000 documentos en inglés y 2000 en español. Otro ejemplo es que Goya es más referenciado en museos extranjeros que en el propio museo del Prado.

    · Los datos cuantitativos responden a referencias que impone la moda; los datos cualitativos impregnan la web de ese polvillo que dejan los clásicos como diría Italo Calvino, y los proveedores de contenidos más importantes siguen siendo los norteamericanos.

    · Desreferenciación cultural en el entormo hispano, se echa en falta que en páginas culturales importantes latinoamericanas no haya enlaces a españolas y viceversa, eso supone una deslocalización cultural.

    · Según cifras estadísticas el 60% de las decisiones del turismo cultural se toma por Internet, de ahí la importancia de nuevos planteamientos en la presentación de los contenidos en la red.

8/7/04

Libros Libres, Libres Libros

Un amigo me mostró un artículo de Rosa Montero de hace un par de semanas publicado en el Semanal de El País, y titulado Balzac y la costurera cubana, que me hizo recordar algo de lo que aquí ya se habló en otro post, Presos Bibliotecarios, sobre el esfuerzo de las personas por poder tener al alcance de su mano un libro sin restricciones, como una conquista de libertad. La escritora nos habla de una situación parecida, esta vez en Cuba, los libros como una puerta de acceso al mundo.

Ligada a la historia del cubano, bibliotecario clandestino, de la que habla Rosa Montero, hace unos años, en 1996, el escritor Jesús Díaz publica Las palabras perdidas, un libro sobre el amor a los libros, un homenaje a las palabras nunca totalmente perdidas, aunque las situaciones no sean las más favorables.

La acción comienza cuando "El Rojo", uno de los personajes, está haciendo cola en la puerta de una librería, porque han traído una gran remesa de literatura universal a la isla:

    "Hagan fila, pónganse de acuerdo o no les vendo ni un folleto. La amenaza produjo un temblor colectivo. Era la primera vez en muchos años que se improtaban libros extranjeros y nadie quería quedarse con las manos vacías"


Un verdadero manjar para quien siente la necesidad de leer, aunque sea en verdad una pesadilla, para quien, como en el caso de "El Rojo" no tenga dinero para comprar. Pero "El Flaco" tampoco tiene dinero, aunque no le importa, tiene pensado llenar cómo sea los dos sacos que lleva encima y lo hace.

Las puertas de la librería se abren y los bibliófagos entran en tropel, visitantes, compradores, ladrones, devoradores de libros que compiten con ferocidad sobre montañas de ellos. El sentimiento es conseguir libertad, de ahí la consigna señalada en el título de este post, Libros libres, libres libros.