7/5/04

Le Flâneur

El Hombre de la Multitud es un fascinante cuento de Edgar Allan Poe que inspiró a Baudelaire y posteriormente a Walter Benjamin.

Le Flâneur de Baudelaire es, tal como explica en su obra "El Pintor de la Vida Moderna", el arquetipo de modernidad. Este personaje, es 'el paseante'. Una mezcla de bohemio y vagabundo que se dedica a recorrer las calles de la ciudad, deteniéndose de vez en cuando para mirar, para ejercer de 'voyeur'. Para Baudelaire, el artista moderno debía tomar una actitud de observador despreocupado y tener siempre "algo de flâneur, algo de dandy y algo de niño" para poder adoptar nuevas formas de percepción, nuevas formas de imaginación y nuevas formas en las prácticas estéticas.

Posteriormente, uno de los grandes del siglo XX, Walter Benjamin (hermano intelectual de Adorno y Arendt) interpretó que le flâneur, con su actitud, era precisamente el individuo que toma distancia respecto a la alienación de la multitud. Desgraciadamente fue la alienación, provocada por el nazismo, la que acabo con su vida intelectual y física (en Portbou).

Todo esto no son más que muletillas históricas y literarias, que me sirven de apoyo, para situar y presentar, aquí, en AlasyBalas, a la figura de La Flaneuse, 'la paseante'. Desde su weblog, normalmente escrito en catalán, observa a la multitud desde la perspectiva femenina de lo que Baudelaire vino a llamar le flâneur. Compañera de viaje de propósitos, en estudios documentaloides, hoy escribe un magnífico post en castellano, a pesar de que lleva el título en catalán: El Preu de la Informació (El precio de la Información).

La Flaneuse merece mucha atención más allá del hecho de que hoy escriba en castellano. Simplemente, hoy es una buena oportunidad para presentarla y recomendarla, aprovechando un magnifico post, al hilo de alguno de los que se han escrito aquí, de cara a muchos de vosotros que no conocéis la lengua catalana.

Por último, recomendar encarecidamente por lo menos, la lectura de El Hombre de la Multitud de Poe. Respecto a Walter Benjamin, allá cada uno, pero si la filosofía no os convence y tenéis la oportunidad de ir a Portbou, no dejéis de visitar el impresionante monumento que Dani Karavan realizó en memoria de Benjamin. Impresionante pasarela con 80 escalones recubiertos de hierro que descienden desde el cementerio hasta el mar. Entrar y recorrerlo, ha sido una de mis experiencias más sublimes.

[Publicado por David]

No hay comentarios: