29/3/04

Todo Lo Que Hay

Amor, tecnología, música, arte. La combinación de estos cuatro elementos puede ser perfecta para muchos, si se utiliza sabiamente. Así parece que sea para Jorge Drexler. Me ha llamado la atención porque es la primera vez que veo a ordenadores, máquinas, amor y literatura en la letra de una canción. Serán la cocina de los nuevos vicios y quizá no será nada nuevo, pero creo que está bien. Os paso la letra y juzgáis vosotros mismos:

Guitarra y vos

¡Qué viva la ciencia, que viva la poesía! ¡Qué viva siento mi lengua cuando tu lengua está sobre la lengua mía! El agua está en el barro, el barro en el ladrillo, el ladrillo está en la pared y en la pared tu fotografía. Es cierto que no hay arte sin emoción, y que no hay precisión sin artesanía, como tampoco hay guitarras sin tecnología: tecnología del nylon para las primas, tecnología del metal para el clavijero, la prensa, la gubia y el barniz : las herramientas del carpintero.

El cantautor y su computadora, el pastor y su afeitadora, el despertador que ya está anunciando la aurora y en el telescopio se demora la última estrella.

La máquina la hace el hombre…y es lo que el hombre hace con ella.

El arado, la rueda, el molino, la mesa en que apoyo el vaso de vino.
Las curvas de la motaña rusa, la semicorchea y hasta la semifusa.
El té, los odenadores y los espejos, los lentes para ver de cerca y de lejos.
La cucha del perro, la mantequilla, la yerba, el mate y la bombilla.

Estás conmigo, estamos cantando a la sombra de nuestra parra, una canción que dice que uno sólo conserva lo que no amarra... y sin tenerte,
te tengo a vos y tengo a mi guitarra.

Hay tantas cosas, yo sólo preciso dos:
mi guitarra y vos

Hay cines, hay trenes, hay cacerolas, hay fórmulas hasta para describir la espiral de una caracola. Hay más: hay créditos, tráfico, cláusulas, salas vip; hay cápsulas hipnóticas y tomografías computarizadas; hay condiciones para la constitución de una sociedad limitada; hay biberones y hay obúses, hay tabúes, hay besos...Hay hambre y hay sobrepeso, hay curas de sueño y tisanas; hay drogas de diseño y perros adictos a las drogas en las aduanas.

Hay-manos-capaces-de-fabricar-herramientas-con-las-que-se-hacen-máquinas-para-hacer-ordenadores-que-a-su-vez-diseñan-máquinas-que-hacen-herramientas-para-que-las-use-la-mano

Hay escritas infinitas palabras :
zen gol bang rap Dios
FIN


Drexler sólo necesita dos cosas: la guitarra y vos. A vos ya te tiene, de su guitarra podéis escuchar un fragmento aquí.

Y vosotros ¿qué necesitáis?, porque aquí como haber, hay de todo.

No hay comentarios: