19/3/04

San Google

Algunos estarían dispuestos a canonizar a Google sin ninguna duda. Allí por donde piso, todo el mundo se asombra y canta las maravillas de este buscador y su famosa barra. Pero resulta que hay unos individuos que parecen ofrecer alguna resistencia y no caen tan fácilmente ante los pies de esta supuesta maravilla.

En un post anterior (Bloggers Jugando con Google. 29/2/04), ya hablé sobre las excelencias que ofrecía Google a los bloggers y las críticas que planteaba Google-Watch (GW). Como ya dije en el mencionado post, los autollamados Observadores de Google, afirman ”No es que nosotros creamos que Google es malo. Lo que creemos es que Google tiene problemas y tiene que tomar decisiones al respecto”.

GW publicó hace poco un artículo llamado “And then there were four” (Y entonces fueron cuatro) donde se hablaba de los cuatro motores de búsqueda líderes, pero además, siguiendo su actitud de denuncia, ponían patas arriba a los señores que administran el famoso buscador. Entre las muchas cosas que afirman (y que asustan) hay unas cuantas que os las voy a relacionar:

El inmortal cookie de Google. Este buscador fue el primer motor de búsqueda que usó cookies que expiraban en el 2038. Esto ocurría al mismo tiempo que a las webs federales (USA) se les prohibía usar coockies persistentes. Después de más de dos años, los cookies campan a sus anchas en los motores de búsqueda. Podríamos decir que Google es el que marca el estándar, así que nadie les va a desafiar en este asunto. El cookie de Google, coloca sobre tu disco duro, un número identificativo único (ID). Si es la primera vez que entras, Google te coloca el cookie, si no, te lee y registran tu identificativo.

Google registra todo lo que puede. En todas tus búsquedas, Google registra tu identificativo, tu IP, la fecha y la hora, tus términos de búsqueda, y la configuración de tu navegador. De esta forma, Google va personalizando cada vez más, los resultados de tus búsquedas basándose en tu IP. A esto se le suele llamar “entrega basada en geolocalización”.

Google retiene tus datos indefinidamente y no explica para que los necesita. Google, no dispone de ninguna política sobre protección de datos. Y cuando el 28/11/02, el New York Times pregunta a Sergey Brin sobre si alguna vez se les había llamado o citado en relación a la información que tienen, no hizo ningún comentario.

Google alquila ‘espectros’. Matt Cutts, un ingeniero clave de Google, solía trabajar para la National Security Agency. Y según GW, Google parece tener intención de explotar, desde el punto de vista de la seguridad, su activo corporativo de cara a Washington.

La barra de Google es Spyware. La barra de herramientas que Google proporciona gratis, también registra cada página por la que navegas. La política de privacidad de la Toolbar de Google así lo afirma, pero sólo y exclusivamente porque había un precedente. Alexa perdió un juicio, cuando su barra de tareas hacía lo mismo, pero en la política de privacidad no constaba ni se explicaba. Según GW, la barra de tareas de Google se actualiza tranquilamente mientras tu no te enteras, es decir, no te pregunta. Y afirman que si tienes esta toolbar instalada, Google tiene acceso completo a tu disco duro cada vez que te conectas a ellos, que suele ser varias veces al día.

El Caché de Google es Ilegal. Según las leyes de propiedad intelectual estadounidenses, el caché de este buscador es ilegal. La única forma de evitar que una web sea ‘cacheada’ es colocar esta etiqueta en la cabecera de cada página: [META NAME="robots" CONTENT="noarchive"]. Si sólo navegas por la red, probablemente te interesará el caché, pero si eres webmaster, es evidente que no.

Como todos pensamos que Google es el camino a seguir (listillos, bloggers, etc.), GW afirma que este buscador disfruta del monopolio del 75% de referencias externas (referrals) a la mayor parte de sitios web. Evidentemente, nadie hoy día puede evitar el beneplácito de Google, todos queremos tráfico para nuestras webs. GW afirma incluso, que si usas de forma ventajosa alguna de las debilidades de los algoritmos secretos de Google, éste te puede penalizar haciendo que tus accesos y tu tráfico, desaparezca. Por eso critican que Google no haya publicado ninguna norma al respecto y no se sepa cuales son los posibles sitios web castigados. Google no se explica, además de no contestar a la mayoría de correos que se les envían.

Con más de 200 millones de búsquedas al día, la mayoría de fuera de USA, el crecimiento sobre la inseguridad en la privacidad va cada vez a más. Por eso, afirma GW que ningún burócrata de Washington habría nunca podido soñar con la eficacia en la recopilación de datos que ha conseguido Google.

Si visitais GW para leer el artículo, no os perdais el gráfico con el cuadro de relaciones ("six degrees of stinkin' rich") que hay entre Google, las grandes corporaciones de capital y algunos de los hombres fuertes del gobierno de Bush, como por ejemplo el departamento de defensa.

[Publicado por David]

No hay comentarios: