17/3/04

La Invención Colectiva



No sé qué hago aquí afuera, pero creo que me estoy asfixiando, no creo que muera, pero el ahogo debe de ser parecido, a no ser, claro, que estés plácidamente dormida cuando esto suceda.

¿Cómo ocurrió? La verdad estas cosas nunca sabes cómo ocurren, un día, te tropiezas y dejas de ver lo de siempre: el suelo de tu mar, el agua..., y pasas a ver el sol, que te parece distinto aunque sea el mismo; la luz, que parece más clara, pero sólo es una ilusión de tu ojo; o un zapato, que quiere pisarte, pero por lo general pasan de hacerlo, igual es por el ruido y mal recuerdo que le queda a uno y prefiere pasar de largo, aunque siempre pueden tirarte a la basura, dejarte morir en el anzuelo, o abandonarte así, como me veis ahora, sabiendo que te ahogas. Otras veces, no es un tropiezo casual, sino alguien o alguienes que te hacen ver que existe esa parte del cielo que no conoces, puede que esto cambie tu vida y te la deje así, panza arriba, abandonando tu ser de antes, viendo otros mundos, observando otras vidas, sí distintas aunque no dispares, a las que deseas seguir mirando.

El problema es que ahora te ahogas, no sabes si darte la vuelta y seguir donde siempre, recuperar la respiración y seguir, seguir, seguir nadando... como si nada; o dar la otra vuelta y recordar lo visto, lo vivido y lo vívido, lo ansiado, y sentir, sentir, sentir sintiendo...como si todo, a costa de todo.

Lo que está claro es que tanto tiempo boca arriba no parece una buena solución, porque me estoy ahogando y además ya no veo bien. Aunque alguien dijo que para que haya orden, lo primero es el caos. Es turbio el caos ¿no?. Habrá que arriesgar. Además, el mar parece dibujado en calma, ¿o es otra ilusión de mis ojos?.

No hay comentarios: