2/2/04

S.O.S. Julio Medem

El estar conmigo o estar en contra, se ha convertido en una de las premisas más seguidas por nuestra sociedad, a favor de Bush o a favor de Shadam, judíos o palestinos, a favor del blanco o a favor del negro. Una radicalización de posturas que en España se produce entre ser españolista o nacionalista (en cualquiera de sus vertientes, como si alguna diferencia hubiera entre ambos términos) y paralela a esta división, a favor de ETA o en contra. No hay términos medios, por tanto hay ruptura, disolución, incomprensión y frustración, mucha frustración para aquellos que se encuentran en esa gama de colores que va del negro al blanco, los que vivimos en la escala de grises.

Entre los que viven en esa escala de grises que prefiere hablar antes de chocar pelotas, pistolas, o cabezas… se encuentra Julio Medem y FRUSTRACIÓN es el sentimiento al que llegan los entrevistados en ese maravilloso documental que es La Pelota Vasca, la piel contra la piedra y también él, su creador. Ahora Julio Medem pide socorro.
Es una lástima que mucha gente no haya tenido el placer de ver esta película documental sin tener los ojos contaminados de despropósito, es una lástima que haya víctimas de primera y de segunda, como diría un buen amigo se me quiebra el alma amargamente cuando veo que las lágrimas que hace soltar el verdugo, siendo de agua y sal como todas y provenientes del dolor más profundo no sean vistas por igual en este país.

Cuando a un muchacho al que ETA le arrancó una pierna en un coche bomba, Eduardo Madina (Presidente de las Juventudes Socialistas de Euskadi) se le preguntó qué le diría a la persona que le puso esa maldita trampa en su coche con el único fin de matarlo dijo: “que leyera, le diría que leyera mucho y todo lo que pudiera, y que viajara…

Para acabar Gregorio Peces Barba, uno de los fundadores de la Constitución, dice en una de sus últimas intervenciones: La inutilidad del esfuerzo crea melancolía. Y la melancolía es como estar chupando todo el día un gran caramelo de lágrimas, y repito, de agua y sal, como las de los Vascos, como las de cada uno de nosotros, como las de Julio Medem, lágrimas de dolor y rabia, de melancolía.

Comprendo tal y como pintan los tiempos, lo comprometido de apoyarme públicamente comenta Julio Medem. Pero lo han hecho y mucha gente, aquellos que pueden ponerse libremente una pegatina, NO A ETA SÍ A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

No hay comentarios: