20/2/04

Los Recursos Inteligentes

Hace unos días paseando por la UOC, me encontré con un artículo que hacía referencia desde el título a la gestión de recursos inteligentes, detuve mi mirada en él pensando que, una vez más, los recursos inteligentes iban a ser los propios de estas máquinas que mantienen nuestra obligada atención en la red y la manera de gestionar sus recursos adecuada e inteligentemente. Pero no, un poco sorprendida, me di cuenta de que estos recursos inteligentes eran las personas.

El artículo revaloriza el valor del personal para las empresas, verdaderos artífices de su buen funcionamiento dentro de un mercado de valores en continuo cambio y con mayor competitividad, lo que sumado a la aparición de retos tecnológicos y cambios sociales hacen que la empresa sufra una mayor descentralización de la figura gerente de ésta, y vaya hacia una mayor flexibilidad y participación de todos sus integrantes.

Para que este hecho se produzca hace falta la asunción de unos cambios de actitudes previos: los jefes se convierten en equilibradores de los intereses de los diversos grupos: accionistas, empleados, clientes, proveedores…; se tiene en cuenta la participación del empleado, no sólo permitiendo sino facilitando su implicación (creación de sistemas de recompensas equitativas); teniendo claro que los objetivos a cumplir son los mismos y con la asunción de los posibles riesgos a largo plazo que esto puede comportar. Los resultados se medirán no sólo en el nivel de eficacia para la empresa sino también para el conjunto de personas implicadas en ella.

El autor del artículo a partir de las consideraciones comentadas arriba propone las siguientes iniciativas:

-Generar confianza para construir diálogo entre los diversos interlocutores.
-Sistemas transparentes de promoción para atraer al personal.
-Sistemas de recompensas con el fin de motivar e implicar.
-Importancia del trabajo en equipo sin descuidar las contribuciones individuales.
-La dirección ha de ser franca y abierta a posibles planteamientos.

La clave del éxito según parece es el conocimiento, disponer de ideas, disponer de personas con conocimiento y nuevamente, de ideas, pero sobre todo, de entusiasmo. Visto así es una buena solución para recomendar a aquellos jefes irritantes, aunque también un poco utópica para los tiempos que corren.

No hay comentarios: