30/1/04

Profesionales de Museos Científicos

La última entrega de la Revista de Museología (RdM # 27-28), realiza un serie de entrevistas a responsables de museos científicos a través de una batería de preguntas común. Pero las respuestas que más me sorprenden, son las referidas a la pregunta sobre la formación de los profesionales de museos o centros científicos.


[La Pregunta]

Tema de permanente discusión es la formación de los profesionales que trabajan en museos y centros científicos. En su opinión ¿cuál sería el perfil deseable de estos profesionales?, ¿es el perfil existente hoy en día?, ¿cómo se puede obtener hoy por hoy esa formación?


[Las Respuestas]
María Dolores Higueras, Directora Técnica del Museo Naval (Madrid).
Creo que son centros multidisciplinares en los que pueden convivir museólogos y científicos. De todas formas siempre será más fácil que los científicos adquieran conocimientos de museología, que el museólogo tradicional, proveniente del mundo de humanidades, adquiera una formación científica.
Jesús Madero, Director del Museo de la Ciencia de Castilla La Mancha(Cuenca).
Cuando hablamos de profesionales al servicio de estos nuevos museos nos referimos a una gran variedad de puestos de trabajo de muy distinta índole: personal de sala, gabinetes didácticos, conservadores, etc. Esto nos lleva a perfiles muy diversos y diferentes (...). En nuestro caso, la formación de personal se ha llevado a cabo en el propio museo, una vez seleccionado de acuerdo con un perfil humano previamente definido. Los master y cursos existentes en el mercado se refieren principalmente a esquemas de museo tradicional.

José María Losada. Consejero Técnico del Instituto del Patrimonio Histórico Español (IPHE).
El perfil, ha de ser algo diferente. Mire, nadie sale de una Facultad "enseñado" para ser museólogo. Esto se aprende después. Aunque no sería descabellado que en estos museos hubiera profesionales con una base formativa "de letras" (hay aspectos importantes cuya preparación de adquiere en ese campo: históricos, comunicativos, lingüísticos, etc.) no cabe duda que se han de nutrir esencialmente con profesionales que tengan una base formativa "de ciencias" que, naturalmente, han de adquirir posteriormente los conocimientos y herramientas de trabajo de la museología.


Manuel Toharia. Director del Museo de les Ciencies "Príncipe Felipe" (Valencia).
En museos de piezas históricas es obvio que necesitamos personas especializadas en la conservación y exhibición de objetos valiosos. En los museos interactivos las cosas son más complicadas: hay que ser a la vez divulgador, educador, creador...Quizá los más idóneos sean los profesores de bachillerato, pero probablemente podrían adaptarse bien otros profesores, especialmente los que hacen prácticas de laboratorio en la Universidad. E incluso los divulgadores (científicos, escritores, periodistas). Pero es cierto que no existe una formación reglada que sea específica para estos centros.


Amparo Sebastián. Directora del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (Madrid).
Yo hablaría de "perfiles deseables" más que de un solo perfil. El modelo tradicional de un museo con restauradores / investigadores, pero con un gran vacío de otros profesionales necesarios como los restauradores, los especialistas en didáctica de la ciencia y la comunicación, los de diseño de exposiciones o los de creación multimedia ha pasado a la historia en todo el mundo.
[...] No obstante, como parece que la pregunta va muy encaminada hacia el "perfil" de los conservadores de los museos de ciencia, sería deseable que, el tratamiento de las colecciones científicas estuvieran a cargo de conservadores con formación museológica y con formación en los campos científicos con los que las colecciones se relacionan. En la actualidad, lamentablemente todavía no se ha entendido que en el Cuerpo de Conservadores de Museos debiera diferenciar al menos tres grupos de conservadores: los de arte y artes decorativas, los de arqueología y antropología y por último, pero no más tarde los de ciencia y tecnología.
En nuestro caso, como bien sabe, colaboran en nuestro museo investigadores vinculados a proyectos de investigación dirigidos por nosotros, los conservadores (doctores en diversas ramas científicas que incluyen las humanidades) y también jóvenes con formación científica, estos últimos como becarios para los proyectos de didáctica de la ciencia, con perfiles que el museo define. La sólida formación académica y científica es nuestra primera exigencia, pues la vinculada con los aspectos museológicos, van adquiriéndola en el propio museo, a través del contacto con los conservadores, a través de su actividad, del uso de la bibliografía adecuada y a través de las muchas oportunidades de participación de la vida y de los problemas del propio museo en el que ellos desarrollan su actividad. Todos ellos serían sin duda los que tendrían grandes posibilidades de acceder a unas oposiciones con perfiles diferenciados. Es indudable que los conservadores con ese perfil son necesarios, pero si no se comprende esa necesidad, los museos de ciencia tendremos que encontrar otras vías para solucionar ese grave problema.


Leído en Revista de Museología: Publicación científica al servicio de la comunidad museológica. Editada por la Asociación Española de Museólogos.

No hay comentarios: